miércoles, 20 de marzo de 2019

Lectura de Humberto Ak'abal en el III Encuentro Sevilla, Casa de los Poetas (26 de octubre de 2006)

El poeta guatemalteco maya k'iche' Humberto Ak'abal ofreció una lectura de sus poemas el 26 de octubre de 2006 en el III Encuentro Sevilla, Casa de los Poetas, "Fronteras fecundas", dirigido por Francisco José Cruz, bajo los auspicios del Ayuntamiento hispalense, siendo delegado de Cultura Juan Carlos Marset.


lunes, 18 de marzo de 2019

Lectura de HUMBERTO AK'ABAL en el II Encuentro Sevilla, Casa de los Poetas (18 de noviembre de 2005)

Presentado por Jesús Aguado, el poeta guatemalteco maya k'iche' Humberto Ak'abal ofreció una lectura de sus poemas el 18 de noviembre de 2005 en el II Encuentro Sevilla, Casa de los Poetas, dirigido por Francisco José Cruz, bajo los auspicios del Ayuntamiento hispalense, siendo delegado de Cultura Juan Carlos Marset.





domingo, 24 de febrero de 2019

Charla de HUMBERTO AK'ABAL sobre Literatura Maya (10 de junio de 2008)

El 10 de junio de 2008, Humberto Ak'abal ofreció una charla sobre los textos fundadores mítico-literarios de la tradición maya. Por problemas técnicos y otros contratiempos, Televisión Carmona no grabó el acto completo. Sin embargo, este tramo de 44 minutos, tan coherente como sustancial, merece sin duda toda nuestra atención.

©Televisión Carmona

jueves, 21 de febrero de 2019

Lectura comentada de HUMBERTO AK'ABAL en la Biblioteca Municipal de Carmona, el 9 de junio de 2008

Chari y yo creemos necesario poner a disposición de todos los amantes de la poesía este segundo encuentro de Humberto Ak'abal en Carmona, donde dio una lectura comentada de sus poemas en la Biblioteca Municipal, el 9 de junio de 2008. A mi presentación del poeta maya, precedieron las intervenciones de José Miguel Acal (concejal de Cultura) y Francisco Hidalgo (director de la Sede Universidad Olavide en Carmona).

                                                                                    ©Televisión Carmona

domingo, 17 de febrero de 2019

Recital de HUMBERTO AK'ABAL en Carmona (2001)

El 27 de junio de 2001, el poeta maya kiche' Humberto Ak'abal dio un recital de sus poemas en la Biblioteca Municipal de Carmona, con motivo de la presentación del nº 16 de la revista de creación Palimpsesto y de su antología "Todo tiene habla", publicada en la colección de libros de dicha revista.
©Televisión Carmona

jueves, 22 de noviembre de 2018

HORACIO BENAVIDES, ARREANDO SUEÑOS

Ilustración de portada: Carmen Herrera
Soy un viejo lector de la poesía colombiana, de cuyas corrientes, estilos e inclasificables figuras ha dado amplia cuenta Palimpsesto en muchos de sus números y libros de la colección, al punto de ser Colombia el país con más presencia en la revista. Pese a tan familiar trato, uno a veces no advierte ciertas obras señeras, que solo al cabo del tiempo al fin descubre, extrañado de no haberse fijado antes en ellas. Este es mi caso con Horacio Benavides, a quien he empezado a leer ahora, con entusiasta aprecio, por mucho que uno de sus principales veneros literarios ―al menos en el ámbito de su inmediata tradición― sea la poesía de José Manuel Arango, tan cercana a mí. Con ella, la de Benavides comparte la actitud contemplativa, un fino erotismo, la sobriedad verbal y la capacidad de sugerencia, la cual nuestro poeta define, según refiere a Robinson Quintero Ossa, de este gráfico modo: «un poema debe ser como una nadadora de la que solo se ve su cabeza; el resto, el cuerpo sumergido, lo construye el que mira»[1].
      Sin embargo, a diferencia de los rasgos analíticos e incluso dialécticos de la escritura de Arango, los primordiales resortes de Benavides son emotivos. Prueba del predominio del sentimiento sobre la razón es la fidelidad a su infancia, transcurrida en Bolívar, municipio de la región del Cauca, al sur del país, en cuyos viejos caminos se cruzaron antaño los incas con los españoles. Su ascendencia indígena y su educación rural en la finca de su padre, cultivador de café, dotaron al poeta de una aguda sensibilidad mestiza, tocada de compasivo estoicismo, rica en costumbres y experiencias ancestrales, que le permitieron formar parte de la naturaleza que le rodeaba de niño, o sea, vivirla desde dentro. De esta temprana integración en el mundo natural y su posterior desarraigo nace la poesía de Horacio Benavides.
      Escrita ya en Cali, lejos de su paraíso primigenio, la memoria lo devuelve a su infancia con tal fuerza que en sus poemas el tiempo no parece haber pasado. Ajenos al curso de las horas, late en ellos un presente trascendido en el que la realidad diaria se abre a incitaciones imaginativas de carácter mítico. Así, animales como el cerdo, el gato, la vaca, las hormigas, los bueyes o, sobre todo, el caballo adoptan en este mundo poético cualidades humanas o se revisten de un halo legendario. De ahí la recurrencia a mitos grecolatinos, bíblicos o prehispánicos, mediante los cuales se vislumbra lo desconocido y se intuyen sus oscuros mensajes.
      Basada en la brevedad ―con versos irregulares, normalmente de arte menor― y en ágiles transiciones metafóricas para evitar cualquier tentativa de discurso, esta poesía, alusiva y elusiva a la vez, posee una transparencia misteriosa que, más que recordar, parece estar soñando. Pero inconforme con esta dimensión onírica, movido por su empeño de volver a vivir la realidad de entonces, el poeta escribe:

Te traigo tu mula, padre
[…]
Pasa la mano por su lomo
échale el peso de tu carga
no me hagas dudar, padre

No me digas que arreo sueños

      Se diría que, sabiendo su condición de soñador, no quisiera en última instancia despertarse. En el fondo, esta apariencia de vida acentúa la sensación de irreparable pérdida.
      Sin salirse de esta atmósfera fantasmal, transposición lírica del trasmundo de Juan Rulfo, Benavides aborda en Conversación a oscuras la violencia criminal y sistemática que ha martirizado a Colombia durante el último medio siglo y de la que fue víctima su hermano Javier. Poemas en que, desde múltiples perspectivas, los muertos expresan de viva voz sus escalofriantes historias o su definitivo desamparo, a través de recursos narrativos como el monólogo, el diálogo, el uso de nombres propios y cierto desarrollo de la anécdota, no exenta de detalles íntimos, que potencian más si cabe la concreta humanidad de los ausentes al situarlos en su entorno, con sus circunstancias, deseos o planes incumplidos. Se trata, pues, de un alucinante conjunto de pesadillas sublimadas, cuya estructura ―en la que el verso, acorde con un ritmo más coloquial, se alarga y se distiende― nos remite hasta cierto punto a los epitafios interconectados de Antología de Spoon River de Edgar Lee Masters, aunque el tono y la intención de este resulten muy distintos a los del poeta colombiano.
      Pese a su recato expresivo, la obra de Horacio Benavides ―donde presencia y ausencia se funden en un mismo plano intemporal― es de una delicada sensualidad plástica, casi táctil, gracias a sus precisas descripciones, repartidas estratégicamente en el poema hasta crear una suerte de realidad compleja. Esta impresión material, al contrastar con su carácter fantasmagórico, muestra, como señaló Octavio Paz, que la poesía no busca la inmortalidad, sino la resurrección.

Francisco José Cruz


[1] Robinson Quintero Ossa, «El oscuro sobretodo del poeta», en 13 entrevistas a 13 poemas colombianos [y una conversación imaginaria] (Letra a Letra, Bogotá, 2014).
_____________
Prólogo a Migajas de la boca del tiempo de Horacio Benavides (selección de Francisco José Cruz, Col. Palimpsesto, Carmona, 2018).

viernes, 20 de julio de 2018

En el CEIP "JUAN XXIII" de Sevilla

El 10 de mayo de 2018, con motivo de la Feria del Libro, Fran Cruz tuvo un encuentro con los alumnos de quinto y sexto de primaria del CEIP sevillano "Juan XXIII", en tres secciones consecutivas, donde conversó con ellos y les leyó algunos poemas suyos. Los niños estuvieron muy participativos, curiosos y atentos. Se creó un ambiente muy entrañable gracias también a la generosidad de la maestra y jefa de estudio del centro, Encarnita Cruz Gallardo, prima del poeta, mujer sensible y receptiva.
Fran Cruz, esperando a los niños en la Biblioteca

Encarnita Cruz Gallardo presenta al poeta


Fran Cruz comenta y recita su poema "En bicicleta"

Fran Cruz lee su poema "Con mi hija"
Fran y Chari, rodeados de los alumnos de primaria.
Fran muestra a un alumno una página en braille
Fran comenta y recita su poema "Canción"
Un alumno, en su nombre y en el de sus compañeros entrega a Fran Cruz un ramillete de verduras del huerto del colegio.

CEIP "Juan XXIII" de Sevilla, 10 de mayo de 2018.