domingo, 7 de julio de 2013

ÁRBOL DE ACERO INOXIDABLE

                                 Trasplantado, escultura de Roxy Paine,
                                 instalada en la Dehesa Montenmedio

Con el tronco algo inclinado
como si hubiera crecido duramente contra el viento,
entre pinos piñoneros, brillo a brillo, sombra a sombra,
trasplantado permanezco.
Nada por mí sube o baja,
ni roedores ni insectos,
pero cuando alas o manos
tocan en mi tronco hueco,
cuando un pájaro se posa
raudo en mis ramas de acero,
vibro, vibro como savia
que recorriera mi cuerpo
y llegara a las raíces
y a las hojas,
                     que no tengo.
Con el tronco algo inclinado
como si hubiera crecido duramente contra el viento,
entre pinos piñoneros, permanezco día a día,
sin los anillos del tiempo.

                                           © Carmen Nazaret Cruz
Versión aumentada en dos versos del poema incluido en El espanto seguro (Biblioteca Sibila-Fundación BBVA, Sevilla, 2010).