viernes, 13 de enero de 2012

PALIMPSESTO 23. Lectura de CARLOS GERMÁN BELLI


De izqda. a dcha.: José Miguel Acal (concejal de Cultura), Carlos Germán Belli, Antonio Cano Luis (alcalde) y Francisco José Cruz.

Presentación de Carlos Germán Belli
Carlos Germán Belli es uno de los poetas contemporáneos más importantes y singulares de nuestra lengua, tanto por su honda evolución interior que va de un aplastante sentimiento de insignificancia a una entrelazada plenitud amorosa y espiritual como por la amalgama de sus registros expresivos provenientes de distintas épocas, sobre todo de la barroca, que desarrolla entre los tres niveles de la escritura un vasto y dinámico mundo propio. El aparente anacronismo de su poesía es, en realidad, una vuelta de tuerca y una llamada de atención crítica sobre el peligro de frivolidad y la paulatina pérdida de significación formal del poema. De ahí que escribiera Mario Vargas Llosa que «no hay en la poesía de lengua española de nuestros días un poeta que […] haya construido su obra con más rigor […] y con menos facilidad». Pero este intrincado espesor verbal y sintáctico en ningún caso rebaja la emoción del poema, sino que la potencia, como si la calidad humana de su contenido emanara íntimamente de tan compleja estructura. Gracias a esta amplitud creadora, en consonancia con las implacables paradojas mismas del destino que plantea, la poesía de Carlos Germán Belli está a la vez dentro y fuera de nuestro tiempo. Por ello, sus hospitalarias estrofas, cerradas como entrañable refugio contra los embates de la vida y recitadas por él con su inconfundible y demorado tono salmódico, nunca nos dejan solos ante las eternas incógnitas.
No es la primera vez que el maestro peruano visita Carmona. Desde el año 2000 ha estado varias veces en nuestra ciudad, aunque sólo ésta de manera pública. Su lectura de hoy en los contornos de lo que fue hace siglos el Alcázar del Rey Don Pedro, enaltece su deferente relación con Palimpsesto.
FRANCISCO JOSÉ CRUZ

Hotel Alcázar de la Reina, de izqda. a dcha.: Carmela Benavente de Belli, Antonio Calvo Laula (escritor carmonense), Chari Acal, Francisco José Cruz, Carlos Germán Belli, José Mª Sousa (técnico de cultura del Ayto. de Sevilla) y Carmen Herrera (diseñadora de Palimpsesto).

Carmona, Parador de Turismo, 23 de abril de 2008


FRANCISCO JOSÉ CRUZ Y SU PALIMPSESTO

por Isaías Peña 

El Ayuntamiento de Carmona (no se si sea un descomedimiento quitarle el “Excmo.” que se usa todavía en España), en Sevilla, en la bella Andalucía, publican una revista en papel satinado, de un buen gramaje, a color, con el subtítulo de “Revista de Creación”, bajo la dirección del, también, andaluz, Francisco José Cruz, un señor poeta que hace un tiempo conocimos en la Universidad Central (venía invitado por el Festival Iberoamericano de Poesía de Rafael del Castillo). Esa revista se llama Palimpsesto, y siempre le enseña a uno cosas difíciles de saber acá en los Balcanes colombianos. Esta vez, por ejemplo, Francisco le pregunta al poeta peruano Carlos Germán Belli, por qué en pleno siglo XXI ha regresado al Siglo de Oro español, y otras tantas preguntas que juntas arman una severa clase de creación poética (para nuestros talleres de poesía que suelen ser tan monofónicos); más adelante, un poeta indígena de Guatemala ---que Francisco nos había descubierto en un número anterior-, Humberto Ak´abal, escribe una informada crónica para decirnos quién fue el poeta guatemalteco Luis Alfredo Arango (1935-2001), de quien se publica una antología muy diciente (doy un ejemplo, “Lámpara”: “Ninguno ha dicho la verdad/ total,/ porque no existe./ Tenemos sólo pensamientos/ breves,/ ligeros./ De materia que/ se consume al arder…”. Selecciona (elige) a otros poetas mexicanos, canarios, peruanos, como Blanca Luz Pulido, Carlos Vitale, Rafael-José Díaz, José Carlos Cataño, Miguel Cabrera, y a una francesa que rescata del olvido, Renée Vivien (murió en 1909, a los 32 años). Pero si a uno no le gustara el gusto de Francisco y descartara todos los poemas de este No. 23, tendría que, de todos modos, guardarla porque ella está adornada con una quincena de fotos tomadas por Lewis Carroll (Alicia en el país de las maravillas), quien cumple 110 años de haber muerto. Y esa desolación de sus fotos, esa apacibilidad un tanto enfermiza de sus niñas, personajes y paisajes… ah, eso no se puede ignorar. (E-mail: franccruz@terra.es).
4 de diciembre de 2008

http://isaiaspenag.blogspot.com.es/2008/12/fracisco-jos-cruz-y-su-palimpsesto.html